Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Un mundo nuevo

Extendió sus brazos y acogió con ellos a su marido y a sus hijos. Los rodeó el calor, la oscuridad y el polvo, y supo que morirían en un segundo o en una semana, pero que morirían. Y la congoja se tornó alivio. ¿Quién querría vivir en el mundo que nacía en ese instante?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.