Botánica

Te conocí por tus flores.
Me refugié en la sombra
que proyectan tus hojas verdes.
Te tomé por tus ramas
y te saqué a bailar.
Me alimenté
de tus frutos llenos
de jugos y carne.
Me abracé a tu tronco
y me acunaste en él.
Pero cuando ya no me queden
tus flores,
tus hojas,
tus frutos,
quizás tus ramas,
incluso tu tronco,
aún me quedarán tus raíces.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *